Les presento al Sombrero

Es EL TOQUE que completa muchos looks, que realza la imagen de elegancia de una persona y la combinación de colores y diseños puede infinita.
La elección de este debe ser coherente con el resto del look siendo que el tamaño y la forma van a depender de la armonía que genere con nuestras proporciones teniendo en cuenta:


– Tipo de rostro: las mujeres con cara alargada pueden optar por capelinas cortas y de ala ancha, ya que ayuda a darle un marco horizontal a la cara. Para los rostros más redondeados se pueden optar capelinas con ala más acotada.

– Color: la elección del tono, y en algunos casos de los estampados, va a depender de la combinación que se haga con el conjunto completo.

– Pelo: lo ideal es llevarlo suelto. Puede ser lacio, con ondas o rulos. La capelina se va a lucir más si se deja caer por debajo el cabello natural.

– Debe ser proporcional a tu altura. Si medís menos de 1,60 m., elegí un sombrero pequeño. Si medís entre 1,60 m. y 1,70 m. podes optar por uno mediano. Si medís más de 1,70 m., el sombrero ideal es la capelina bien grande.

– Para el día: un sombrero con ala o borde ancho es perfecto y es un accesorio que va a llamar la atención al rostro y a resaltar tus rasgos. Los sombreros grandes tipo capelinas son ideales para la playa y para el día.

– Para la noche: deben ser de ala pequeña, ya que solo debe pasar como un accesorio y no como una sombrilla del sol que no está. Los más chiquitos son perfectos para un evento de noche.
Como siempre me gusta compartir trabajo de colegas, aca dejo tips de profesionales en este accesorio para que tengan en cuenta a la hora de usar uno…


1. El tamaño del sombrero decrece a medida que avanza la hora del día.

2. Las caras más redondas deberían optar por lucir un sombrero de poca ala y con una copa algo más alta; las caras más alargadas pueden optar por sombreros de ala más ancha y copa un poco más baja.

3. El sombrero, salvo rarísimas excepciones, no se quita en ningún momento ni de una ceremonia ni de una celebración.

4. Elegir el sombrero que nos favorezca en función de nuestra fisonomía y nuestro vestuario.

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *